Elecciones UBA: qué se vota esta semana

Luego de las elecciones realizadas en los centros de estudiantes de Veterinaria y Farmacia, que dieran como resultado contundentes triunfos de la izquierda (por arriba del 50%), durante la semana del 12 al 17 de septiembre se producirán comicios en otras seis facultades de la Universidad de Buenos Aires.

La línea que unifica este panorama es la disputa entre las fuerzas de la izquierda, por un lado, y las de los radicales de Nuevo Espacio-Franja Morada, ligadas a los decanos y al gobierno nacional. El quid de la cuestión es cómo se posicionará la universidad frente al ajuste del Macrismo. En múltiples casos, se ha vivido un proceso de activismo a partir de la lucha educativa del primer cuatrimestre; la izquierda se plantea ser la referencia política de estos sectores que salen a la lucha, y consolidarse como un canal de organización.

En Derecho se produjo el año pasado el desplazamiento de Nuevo Derecho (Partido Socialista), que había estado 14 años al frente del centro, por Franja Morada. Durante 2016, se dio un proceso de movilización estudiantil inédito en el edificio, que puso en tela de juicio a la conducción (que respondió con un ataque macartista a la FUBA y al Partido Obrero). Se trata de una polarización que le presenta a La Izquierda Al Frente (PO, Izquierda Socialista, Nuevo Mas) el reto de convertirse en su referencia política.

En la facultad de Odontología, la agrupación V-PAR realizó durante este año una fuerte denuncia contra las autoridades de la facultad, actualmente investigadas por la justicia por defraudación general contra la administración pública. La lista enfrenta a AFO (ligada al radicalismo), que está en la conducción del centro y forma abiertamente parte de este entramado de corrupción.

Medicina se halla conducida actualmente por Nuevo Espacio, con una estrecha ligazón con las autoridades. Durante el último período la facultad vio el surgimiento de un activismo ligado a la pelea educativa, así como a la lucha contra el vaciamiento del Hospital de Clínicas. El Frente, encabezado por la Agrupación Antídoto (Partido Obrero + Independientes), tiene el desafío de refrendar y potenciar su lugar de principal oposición, agrupando a estos nuevos sectores que han salido a la lucha.

En las elecciones en Ciencias Exactas, la Izquierda al Frente (de la que forma parte En Acción, Partido Obrero + Independientes), denuncia la integración de la conducción del centro con las autoridades. El planteo responde a las peleas contra la precarización de los más de 500 estudiantes que trabajan en Tecnópolis (cuyo convenio negrero fuera aprobado por La Mella, conducción del centro) y al ajuste operado contra los docentes del CBC.

Un cuadro de interés se da en el caso de Económicas, que con más de 50.000 estudiantes constituye la unidad más numerosa de la universidad. El centro constituye el bastión principal de la agrupación Nuevo Espacio (la radical Franja Morada), que durante años ha sido cómplice y partícipe de la privatización educativa: pase de contenidos de grado a posgrados pagos, restricciones a la cursada vía rankings, 55% de docentes ad honorem, etc... La principal referencia opositora a este estado de cosas la constituyó por años el Movimiento X Económicas (MxE). Este año se precipitó su ruptura por el acercamiento de La Mella - Patria Grande al kirchnerismo (quien guardaba la cartera de Educación, en caso de una victoria sciolista, para el ex decano de la facultad y actual rector de UBA Alberto Barbieri). La Izquierda Al Frente (encabezada por el PO) tiene el desafío de consagrar una votación que la coloque al frente de esta lucha antiprivatista.

La facultad de Ciencias Sociales fue la única de la UBA en la que el kirchnerismo logró hacerse con un centro durante su gestión presidencial, aunque lo hizo en sus estertores. La facultad vivió durante el primer cuatrimestre un gran proceso de lucha (con cientos de clases públicas, asambleas autoconvocadas y comisiones de base), que se coronó con la contundente movilización de los estudiantes a Plaza de Mayo, de la que el centro no participó. Plenamente alineada con la gestión de la facultad, la conducción llegó al punto de atacar a los trabajadores no docentes que reclamaban por sus derechos; y se encuentra en estado de pasividad frente a la crisis edilicia del edificio. La Izquierda al Frente busca dar una salida a este deterioro, expresando la continuidad de los procesos de lucha.

Con estas perspectivas se disputan en estos días casi la mitad de los centros de la UBA.

Categorías: 
  • Fecha: 13 September 2016