Respuesta al PTS: Con qué política enfrentamos las elecciones universitarias

La primera tanda de elecciones en la UBA dan cuenta de la decisión del PTS de insistir en un trabajo de división del activismo y la izquierda frente a las fuerzas del gobierno y el régimen universitario.

En una nota nos acusan de estar en "la vereda yacobittista" (en alusión al dirigente de Nuevo Espacio-Franja Morada), pero lo único cierto es que los que impidieron que la izquierda presentara una batalla unificada contra Franja Morada en las recientes elecciones de Económicas y Derecho fueron los del PTS. Rechazaron la posibilidad de armar listas comunes reclamando cargos que, a la luz de los resultados, no merecían tener. En ambas facultades la política divisionista y autoproclamatoria (llegó al ridículo de presentarse bajo el nombre "Al frente con Del Caño") fue derrotada por los frentes encabezados por la UJS.

El PTS se ofende por nuestra acusación de su larga colaboración con Franja Morada en la facultad de Económicas, donde la UCR le permitió usurpar el nombre “Frente de Izquierda” durante varias elecciones consecutivas. Alegan que nuestra denuncia tiene un carácter “moral” y hasta han pedido una retractación. Se trata, claro, de una maniobra de corto alcance. Sucede que las invocaciones a la “moral” sólo persiguen el objetivo de desviar el debate político. Un partido revolucionario tiene el derecho y hasta la obligación de valerse de contradicciones de sus enemigos para poder hacer avanzar la causa revolucionaria. Es conocido, por ejemplo, que Lenin se aprovechó de tales contradicciones para conseguir la autorización del imperialismo alemán para cruzar su territorio en un tren blindado y así llegar a Rusia en abril de 1917. Seis meses después su partido estuvo a la cabeza de la toma del poder. El tema, entonces, es político. ¿Al servicio de qué intereses estuvo la colaboración del PTS con Franja Morada en Económicas? Al propósito nada revolucionario de dividir la lucha contra las listas del régimen.

El PTS hace gala, por otra parte, de una doble moral. Mientras reclama de palabra una retractación para mantener el frente ya existente en la facultad de Psicología, afirma que en Filosofía y Letras defenderemos juntos "la independencia política del centro". La manipulación de la cuestión moral en el PTS delata su propia moral.

Increíblemente el PTS que nos acusa de “yacobittista” acaba de prestarle un servicio invalorable a la Franja Morada y al PRO armando una lista divisionista en la facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo, donde se sustanciará una pelea central de estas elecciones de la UBA. La Franja, el PRO y restos del kirchnerismo quieren desplazar a la dirección combativa del centro de estudiantes. Al PTS no le importa este hecho fundamental y presentó su lista divisionista con el argumento de que La Mella integra el frente "Estudiantes por el Cambio". Pero de los 407 candidatos de la lista, 200 fueron aportados por la UJS, 200 por La Corriente y sólo 7 por La Mella, que decidió quedarse en la lista sólo para no cargar con la responsabilidad de una eventual derrota ante la derecha. La actitud pasiva de La Mella está, sin embargo, a la izquierda del PTS.

La nota toca ribetes graves, muy graves, cuando se suma a la campaña por la "normalización" de la FUBA, que según el PTS estaría "en tiempo de descuento". La "normalización" que espera la nota es la que está impulsando el Rectorado de la UBA, que en el Consejo Superior votó la intervención de la Inspección General de Justicia (IGJ) en el último Congreso de la federación estudiantil. Aunque de forma inconsecuente, muchas organizaciones se unieron, en diferentes momentos, a la pelea por la defensa de la independencia de la FUBA. La única que batió todos los récords y jamás defendió esta conquista del movimiento estudiantil fue el PTS. La normalización que propugnan el PTS y el Rectorado es entregarle la FUBA a Macri y sus aliados de Cambiemos.

En las próximas semanas se darán peleas fundamentales en la universidad, donde cada agrupación deberá definir de qué lado se coloca. De nuestra parte, reforzamos el llamado a una política de frente único para combatir a los representantes del capitalismo y el corrompido régimen universitario. Aunque tarde, el PTS debe saber que siempre la vida da una nueva oportunidad. Si la quieren aprovechar deben asegurar una presentación común en Psicología y Filosofía y Letrás, y retirar la lista divisionista en la FADU, sumándose a una lucha común para defender el centro de estudiantes.

Julián Asiner, presidente de la FUBA

Categorías: 
  • Fecha: 19 September 2016