El 8 de marzo es un día internacional de lucha de las mujeres trabajadoras

La burguesía intenta que el 8 de marzo sea un día de celebración de la mujer, y en esa celebración esconde la misoginia que existe en el Estado.

El 8 de marzo, por el contrario, fue instituido a instancias de Clara Zetkin en la Segunda Internacional, como un homenaje a las obreras de una fábrica textil que murieron carbonizadas. Años más tarde, esta fecha coincide con la huelga de mujeres que culminó con la caída del zar en la revolución rusa de 1917.

La presencia y lucha de la mujer fue determinante, no solo en la Revolución Rusa, sino que estuvo presente en la Revolución Francesa donde se organizaron para reclamar por sus derechos políticos con la Declaración de los derechos de la mujer que redactaron. También en Inglaterra se organizaron para conseguir el voto femenino. En la Comuna de París las mujeres, encabezadas por Louise Michel, constituyeron su propia organización para defender la revolución.

Como decíamos: “La Revolución de febrero fue desencadenada por elementos de la base que superaron la oposición de sus propias organizaciones revolucionaria; la iniciativa fue tomada espontáneamente por un contingente del proletariado más explotado y oprimido que los otros: las mujeres textiles.” (Trotsky, Historia de la Revolución rusa).

En nuestro país, la participación de las mujeres fue un factor clave en la lucha obrera y antiimperialista. Según los datos del RUVTE (Registro único de víctimas del terrorismo de Estado de la Secretaria de derechos humanos de la Nación) el 73% de los casos de presos y detenidos desaparecidos que se encuentran registrados en él, son mujeres. De ellas, el 16% estaba embarazada.

La mayor resistencia contra la dictadura militar argentina fue encabezada por las madres, abuelas y familiares de detenidos desaparecidos.

El capitalismo, lejos de emancipar a la mujer, agravó su opresión, la que se mantiene firme hasta el día de hoy. Esa opresión es un arma formidable de dominio sobre el conjunto de los explotados pues margina de la lucha política y social a una gran masa de ellos.

El 3 de junio pasado, marcó un punto de inflexión cuando miles de mujeres se manifestaron en todo el país en contra de los femicidios y la violencia contra la mujer que exige una continuidad y plan de lucha.Teniendo en cuenta que la primera violencia contra la mujer se produce desde el propio Estado y la injerencia de la iglesia, nos movilizamos este 8 de marzo con el Plenario de Trabajadoras bajo las consignas:

Abajo el ajuste de Macri y los gobernadores

Aborto legal, seguro y gratuito.

Basta de violencia contra la mujer.

Extraído de:
APEL Asociación Profesionales en Lucha
http://apelabogados.blogspot.com.ar/

Categorías: 
  • Fecha: 7 March 2016